26 dic. 2009

Un par de cosas



¡Feliz Navidad!

Puede parecer ya extraño que actualice con tan pocos días desde la última entrada, pero si este blog es un poco desastre, es porque unas veces pasan meses hasta que actualizo y otras, pocos días. Perdonad que tenga esta falta de constancia, pero es que quería compartir un par de cosas con vosotros.

En primer lugar, para hablar sobre la oración de Taizé del miércoles pasado.
Muchísimas gracias por haber organizado ese encuentro, ese ratito especial de oración que pudimos compartir.
Fue como volver a estar allí. Tan sólo tenías que cerrar los ojos, y dejar que las canciones sonaran dentro de tu cabeza, y que las distintas voces se unieran a tu alrededor, sentir los pies descalzos, y un ambiente de paz, de tranqulidad, sentir a Dios.
Pude trasladarme 1500 kilómetros y estar allí otra vez, en esa iglesia rodeada de personas de todo tipo, que vienen de cualquier sitio que te puedas imaginar, con las que a pesar de no conocerlas estás compartiendo algo impresionante...
Muchísimas gracias por hacerme recordar una de las mejores experiencias de mi vida.

Y por otra parte quería compartir con vosotros estos días de Navidad, que los he pasado en familia. Tan solo han sido el 24 y el 25, que he estado entre tíos, primos, tíos-abuelos... y desde luego recibí muchísimos regalos que no fueron de esos que se envuelven con papel y un lazo.
Poder abrazar a los que no veía desde hacía mucho, escuchar las mejores historias de los más mayores, pasar una noche de risas con una prima, emocionarnos todos viendo fotos antiguas, y haciendo presente a los que faltan...disfrutando de las cosas verdaderamente importantes.

Supongo que todos habeís experimentado algo parecido , y si no, fijaros a partir de ahora, buscad esos momentos en los que estos días, Dios se ha hecho presente. Porque esos son con los que hay que quedarse, los que te hacen sentirte como en casa aunque estés a mucha distancia de la tuya.

Un beso :)

22 dic. 2009

Convivencia.


"Antes de formarte en el vientre te escogí"
Señor se que soy importante para ti, aunque a veces se me olvide, y sienta demasiado peso sobre mi, aunque me cueste llevar a cabo las cosas que me propongo.

Gracias por llamarme, por emocionarme y por hacerte presente en mi día a día, por animarme, por tirar de mí siempre que me he apartado más de tu camino, gracias por venir a buscarme. Gracias por poner en mi vida personas imprescindibles cuando las he necesitado, por hacer de mi alguien que intenta ser un poco mejor desde que se encontró contigo.

Señor, dame fuerzas para que estos sentimientos no se apaguen, para que no sean sustituidos por otros menos verdaderos. Ayúdame a ser luz para otros que lo necesiten, haz que te sea útil.
Gracias por haber transformado mi vida y no dejar que vuelva al principio, y gracias por contestarme a esto, con un escalofrío.
---
El fin de semana pasado estuvimos de convivencia, los de Casiciaco, y los de Confirmación II.
Para mi fue muy especial, porque como dije en la Acción de Gracias de la misa del sábado, me recordó a la primera convivencia de Archidona en la que estuve. Me gustó mucho volver a compartir unos días con gente con la que tan solo estuve el primer año, y con otros con los que nunca había tenido la oportunidad.

Fue un reencuentro con Dios después de un tiempo un poco perdida, entre risas, canciones, y mucho frío. Pero sobretodo durante la oración que hicimos el viernes por la noche, reflexionando en silencio con canciones de Taizé de fondo, os he dejado arriba lo que escribí mientras tanto.

Yo no sé lo que significó para vosotros y por eso me gustaría que si os apetece, lo compartiérais aquí.
Un beso muy fuerte y espero veros a todos mañana, miércoles 23, en San Agustín a las 20:30 en la oración de Taizé.






16 nov. 2009

Dos cosas antes de todo: Perdón por actualizar tan de vez en cuando...lo digo siempre pero bueno, lo repetiré todas las veces que haga falta, y gracias por esos comentarios, que me recuerdan que esto lo lee alguien y que puede ayudar :)

De estos años que he estado en los grupos, recuerdo muchos momentos que me han marcado especialmente, reuniones que no olvido aunque haya pasado tiempo, canciones que en Archidona parecían tener un sonido distinto, oraciones que en Navaluenga eran simplemente especiales...

Pues bien, tuve la suerte de poder sentir a Dios de una manera increíble de nuevo este sábado, y quizás de la forma que menos me esperaba:
Simplemente escuchando la vida en boca de una persona totalmente desconocida. Quizás suena extraño, pero estoy convencida de que no lo es para cualquiera de las personas que estuvo en nuestra reunión.

A mi me sirvió como ejemplo de varias cosas, entre otras de lucha, esperanza y superación...porque a pesar de lo feo que se pueda poner todo, siempre puedes encontrar,si te lo propones, una salida.
Pero sobretodo un ejemplo clarísimo de que Dios nunca te abandona.

Como bien dijo Rafa en la reunión, es difícil encontrar a personas que te transmitan tanto, quitando amigos y familia, tan solo gente desconocida; y quizás por eso haya sido tan especial, al menos para mi.

Gracias Javier por compartir ese ratito con nosotros, no sabes como me ayudó :)

Un beso y suerte a todos los que esteis tan entretenidos como yo con los exámenes!

10 oct. 2009

¿Por qué le das gracias?

¡Hola!
Espero que estéis disfrutando de este puente :)
Os quiero dejar hoy la acción de gracias de la misa de la semana pasada, está escrita por Román y la verdad es que es preciosa:


Aún no hemos empezado el curso y todavía planean sobre nosotros, inevitables, las sombras del curso anterior. Que difícil parecía todo al terminar el curso pasado y saber que Isra nos dejaba, que Silvia se puso malilla, que Álvaro y Javi estarían estudiando fuera todo el año, que Charo está esperando destino, seguro, lejos de aquí, que Quico quiere irse a Inglaterra a aprender inglés, que de los dos últimos cursos que se han confirmado (en total unos 30) sólo han querido seguir con nosotros unos 7 jóvenes…en fin, muchas cosas que durante el verano me han hecho pensar (nos han hecho pensar) que este año iba a ser muy duro.


Y me pregunto si es éste un buen momento para dar gracias, cuando la mitad de tu grupo ha volado de casa, buscando un futuro mejor… Me detengo unos instantes, y pienso: “EXACTO”, hoy es el día perfecto para dar gracias a Dios. Porque la alegría de ser cristiano no es la que se siente cuando todo va bien, sino aquella que no deja de brotar cuando las cosas se ponen cuesta arriba.

Ahora sí, ya hemos empezado el curso, ya hemos tenido las primeras reuniones, los mayores la primera convivencia, incluso algunos hemos ido a un encuentro de jóvenes a Guadarrama, en Madrid.


Rubén me decía al terminar el encuentro que teníamos que estar orgullosos de nuestra comunidad, porque somos como una familia, es decir, que hasta también nos peleamos… Y es que estos tres días nos han hecho muy bien. Lo necesitábamos, y en cierto modo también nos lo merecíamos: para cargar las pilas, para conocernos mejor, para disfrutar conversaciones juntos como antes, para echarnos la siesta y no dejarnos dormir, poner nuestras vidas en peligro jugando al “jungle speed” (¿verdad Lolo?), contar chistes hasta la madrugada, cantar vestidos de mujer, y sobre todo aprender un poco de cómo ser monitor y mucho de compartir la vida.


Este principio de curso nos ha servido principalmente para reafirmar una convicción (que nadie podrá quitarnos), vivir la fe en grupo, en comunidad, nos hace felices. Porque nuestras razones para alegría son más fuertes que las razones para la tristeza, y a esa alegría –os lo juro- no estoy dispuesto a renunciar.


Gracias Padre por hacer que este curso comience cuesta arriba.



Y ahora te pregunto yo: ¿por qué le das gracias?
Yo, porque pone a gente que siempre me coge de la mano y me muestra por dónde se va mejor, cuando no tengo muy claro el camino.

¿y tú?


Un beso.

30 sept. 2009

Vuelta a la carga.


Después de un gran parón de verano, este blog vuelve para informar un poco de lo que vamos haciendo por los grupos, para compartir las experiencias que queraís o reflexionar sobre los temas que tengamos, una vez más.

Este año se presenta con muchas novedades para muchos, y por eso mismo tengo más ganas de empezar que ningun curso. Para mi, en parte porque será el último como "niña" y el primero como catequista, y que si todo va bien, terminará en la Confirmación.
Además sé que me recordará bastante con Román y Rafa de monitores, a aquel primer año incríble que hizo que cambiaran muchas cosas de mi vida, y me planteara otras distintas.

Para empezar con buen pie, el fin de semana anterior, muchos de nosotros fuimos a Guadarrama, un encuentro que además de servirnos para que algunos se destrozaran el cuerpo jugando al Jungle, encontrarnos con gente de otros sitios de España, y conocer a más nuevos, nos sirvió para darnos las bases de lo que pretendemos transmitir en las catequesis este año, y sobretodo como hacerlo..porque nos queda mucho que aprender.

Fue una experiencia que me gustó mucho y que además la necesitaba.
Solo quiero pedirle a Dios que todo vaya bien este año, al menos como el anterior, y que nos acompañe en el camino que empezamos ahora.

Un beso.

30 jun. 2009



Llevan días y semanas dándome vueltas en la cabeza varios pensamientos...
Algunos de ellos que me habría gustado no haber tenido.
Esa sensación de no encontrarte, de sentir que te falta algo, que has dejado de lado demasiadas cosas importantes, o que no le has dedicado el tiempo que necesitan.
Sentir que nada te llena realmente, que buscas algo sin saber muy bien el qué.
Pero siempre, afortunadamente, hay algo que me hace reflexionar y detenerme, una canción que te trae un recuerdo, una conversación, o simplemente un escalofrío...

Y después de bastante tiempo, te das cuenta que lo único que necesitas es darle una sonrisa a alguien, ayudar a este, o perdonar al otro, dedicarle cinco minutos a otra persona y tres a ti mismo. (Esos tres minutos que parecen cortos, pero que se nos hacen eternos cuando nos toca hablar en alguna reunión de cómo nos sentimos realmente.)


En la misa de la última convivencia pude darme cuenta de todo esto y ver como se iba formando el corazón con la foto de cada grupo fue un gesto que me encantó.

Es muy fácil guardarse estas cosas, y decir..total ¿para qué? Es demasiado personal, es una tontería que seguro que no le importa a nadie...pero no sé al fin y al cabo como comentó "Cris" en la actualización anterior..¿de qué sirve esto si no lo compartimos?

Un beso, y gracias porque le dais sentido a todo.


17 may. 2009

Confirmaciones.

Este viernes pasado, se confirmaron los chicos del grupo de II de Confirmación completando así dos años (algunos más) de preparación. 
Lo que yo puedo decir, es que la misa estuvo preciosa, me encantó. 
Pero es mejor saber como lo sintió uno de los que estaban sentados en las sillas blancas, uno de los que recibió este sacramento.
Así que os dejo un texto que ha escrito Marta Rodríguez que me ha gustado mucho.
Un beso.

y llegó ese día, ese momento que todos sabíamos que debíamos vivir para darnos cuenta de lo especial que es...

La mayoría de nosotros comenzamos antes de Confirmación (sobre todo, en 4º de ESO), junto a otros muchos que ya no quisieron seguir o no pudieron...Nos encontramos en nuestro camino, con los de un curso menor que nosotros, y con ellos, estuvimos un año sin duda, inolvidable...¿Quién no recuerda los fideos de Manolo?,¿La noche de chicos y chicas?,¿Las levitaciones de Rafa?,¿La llave que tuvo que ser rescatada por la ventana?, ¿las canciones de Román y Rafa cuando encontraban un tiempo libre en las convivencias?,¿A Ana?...


Cuando acabamos nuestro año en Tagaste II, nos separamos de los que estaban en 4º, y de nuestros tres monitores, para comenzar una nueva aventura con muchos otros que se unieron a nosotros, y junto a cuatro monitores que, en mi caso, no conocía nada más que de vista...
Por delante quedaban tantos momentos que vivir...y la mayoría de ellos, buenos.

El primer día, éramos tantos que tuvimos que dividir al grupo, pero, poco a poco fueron iéndose, hasta que quedáramos este año 21.Quizás no encontraron lo que hemos encontrado nosotros, quizás no buscaban esto...
Ya cuando hicimos la primera convivencia este año, éramos poco más de los que estamos ahora...

Han sido dos años muy buenos para mí y supongo que para todos, porque hemos aprendido muchas cosas sobre diversos temas y hemos crecido como personas y como cristianos...
Y todo esto gracias a nuestros cuatro monitores(Quico,Bego,Guada y Javi)y a nosotros mismos, por formar nuestro grupo.

El día antes de la Confirmación, muchos estaban nerviosos, a otros nos había invadido un sentimiento de felicidad, simplemente eso, estábamos felices.

...y entonces llegó el día, y, tras hacernos fotos y fotos y esperar en fila un buen rato bromeando, riendo, cogiéndonos las manos, abrazándonos, comenzamos nuestro camino hacia el altar, pero yo no iba sola, ninguno de nosotros iba solo, todo el grupo caminaba junto, lo sentí más unido que nunca.

San Agustín estaba repleto de gente, las canciones me parecía más alegres que nunca, todo el mundo estaba contento, igual que nosotros. Entonces sentí como si me dieran la bienvenida a algo nuevo, como si acabara una etapa para comenzar otra y, ¿no es así? Ya casi hemos acabado nuestro camino como "niños" para pasar a formar parte del grupo de "los mayores", para ser casiciacos, solo depende de nosotros, de cada uno de nosotros seguir recorriendo el camino que ya comenzamos...

Yo creo que, durante la ceremonia, algunos estarían nerviosos, otros no, pero la mayoría, sino todos, nos sentíamos como en casa, queridos, bien recibidos por todos ellos, y por Él...

Hubo tres momentos especiales, que a mí se me quedaron: Cuando todos cogimos nuestras velas y, estuvmos prendiendo la de los demás y el Vicario dijo algo de lo que no me acuerdo con exactitud pero que fue muy bonito...

...cuando tocaron y cantaron esa canción tan bonita, que no era "quedarse a vivir" como creíamos que sería, pero que nos dejó a muchos sonriendo como tontos, queriendo que no acabara...

...por último, el momento en el que caminé con mis padrinos hacia al Vicario, irendo por las cosas que decía Román XD,fue muy especial...


Cuando acabó, nos faltaban brazos para abrazar a tanta gente, besos para dar, momentos para hacernos fotos con tantos, pero todos estábamos tan contentos...
Quizás muchos podamos sentir que hemos llegado a un final, que hemos alcanzado aquéllo que creíamos tan lejano, pero realmente pienso que no hemos hecho más que empezar y que, como he dicho antes, continuar no depende nada más que de nosotros...

Ahora solo quiero decir GRACIAS...Gracias a nuestros monitores, por suportarnos en todo momentos, por enseñarnos tantas cosas de Dios, de la vida y de nosotros...

...Gracias a mis compañeros y amigos, por ir junto a mi en este camino...

...Gracias a mis padrinos, por querer serlo, por querer ayudarme en esta aventura, por guiarme...

...Gracias a ÉL, por estar presente en todo momento, en cada paso que dábamos, en cada decisión que hacíamos.Por estar presente ese día...

Y, como dijo un buen amigo mío: El camino contiúa adelante...


..........................En todo, la paz del corazón................................




21 abr. 2009

Hola!
Después de un largo parón vuelvo, perdonad este tiempo sin actualizar, espero ir cogiendo el ritmo poco a poco.
Han pasado muchas cosas importantes en este mes sin blog. Estaba la cuaresma que como bien dejó un anónimo en la entrada del año pasado era un periodo de cambio y preparación que espero que nos haya servido de algo a todos.
Por otra parte ha habido convivencias de distintos cursos que por lo que he oido todas han salido genial, así que como siempre, si alguien quiere compartir algo aquí puede hacerlo.

Yo quería hablar un poco de la última reunión que tuvimos, en la que Román nos recordó lo que eran los sacramentos. Y no solo los siete, reconocidos por la Iglesia, que todos conocemos.
Un sacramento, es cualquier objeto al que por medio de la fe, nosotros le damos un valor. Porque nos recuerda a alguien o a algún momento de nuestra vida.

En Navaluenga y también en Quintanar uno de los días, tuvimos la dinámica de poder encontrar a Dios por distintos medios en nuestra vida. La fotografía, la música, el cine, el dibujo, las palabras, un olor, un sabor...

Con las personas ocurre lo mismo, y con el valor que le damos a las cosas.
Un sacramento para mi es escuchar "sois la sal y la luz", "mi canción optimista", la cruz de Taizé, pulseras que comparto con mis amigos.... y tú ¿tienes alguno?

Un beso, y gracias, sobretodo a los que echabaís de menos esto como Pablo o Rubén, siempre fieles.
Muak.

9 mar. 2009

Sois la sal… Sois su historia

Hola :)

Hoy os dejo un texto que me ha mandado Jota Ele explicándonos un poco de la historia de la canción que da nombre a este blog desde hace más de un año. Gracias por compartirlo aquí y a los demás suerte con los exámenes.

Un beso!



Siempre me he empeñado en encontrar esas canciones que tanto nos gustan, que escuchamos alguna vez en la radio y nos quedamos con el estribillo, pero nunca recordamos el título o el autor, y nos queda siempre la incógnita.


Algo parecido me pasa con las canciones que cantamos en San Agustín, que busco su origen en cantantes y grupos cristianos como Ixcis, Brotes de Olivo, Nico, Kairoi… y las voy guardando, creo que con la idea de cuando las olvide siempre tenerlas a mano y recordarlas.


Pero hay un caso en que la canción se resistía a encontrarse, y precisamente es de las que me da escalofríos (de gusto) al escucharla: Sois la sal. La escuché por primera vez en Navaluenga, en aquellas oraciones que nos hacían ser todos uno.

Al tiempo me puse a investigar sobre quién era autor de aquellas dos frases que dan nombre a un blog y que han marcado a una generación de tagastitos, como ya lo hiciese Adelante en su día.

Descubrí a Luis Guitarra, cantautor cristiano, que cantaba la canción en un vídeo y la descubría a un público que casi desconocía la canción. No desistí en el empeño de encontrar una grabación de la misma, pero pronto me dí por vencido.


Sin embargo, hace unos días encontré que el autor no ha hecho ninguna grabación de Sois la sal, que surgió un día de la inspiración del momento, sino que como él mismo describe <<El que no exista una grabación que sirva de modelo para aquellos que la quieren aprender, ha supuesto que se haya extendido y aprendido por el “boca a boca” (con las variaciones armónicas, melódicas y de letra que esto puede suponer)>>.


Si las canciones que cantamos en misa no son exactamente iguales que las que sus cantantes recitan, no caben las preocupaciones. Nosotros hacemos nuestras propias versiones, y Sois la sal seguirá versionándose, al igual que tantas canciones, que irán siendo bandera de nuestras celebraciones. Vosotros conformáis la historia de éstas y tantas otras que marcan un tiempo en nuestra vida cristiana. Y seguirán haciéndolo mientras haya personas con ganas de cambiar el mundo.

27 feb. 2009

En casa.


La semana pasada, a esta hora más o menos estábamos ya por Barcelona de camino a Taizé.
Cuando llegamos después de muchas horas de viaje, pensé que realmente una semana allí iba a ser complicado: íbamos a tener que cambiar totalmente nuestro ritmo de vida y adaptarnos a algo a lo que no estamos acostumbrados. Pero hubo una cosa que me llamó la atención. Mientras dábamos un paseo por las instalaciones, vi como los que ya habían estado en Taizé alguna vez, empezaban a recordar momentos vividos allí.
Creo que el resto de nosotros en dos días ya teníamos esa misma sensación, la sensación de estar como en casa.
En poco tiempo nos dimos cuenta de que daba igual como fueras vestido, daba igual como entendieras el cristianismo, o que no hablaras el mismo idioma que los que se sentaban a tu lado en la oración...las cosas que nos diferenciaban eran insignificantes frente a lo que realmente nos unia, nuestra fe y las ganas que tenemos de vivir y de compartirla.

Para muchos de nosotros por las nuevas amistades que se han hecho allí, por las que se han reforzado, por los momentos de diversión y de reflexión que hemos podido compartir con los demás y aquellos en los que simplemente hemos podido interiorizar, han hecho que esta semana haya sido muy especial para todos.

Y aunque ahora se nos encoja un poco el corazón por las ganas que tenemos de volver, tenemos que quedarnos con la idea de lo que realmente nos ha servido: de una parada, una fuente de la que hemos bebido para reforzarnos, para seguir mejor en nuestro camino. Y que nos tiene que servir de ayuda para poner en práctica las cosas que hemos aprendido allí durante estos días.
Todo esto no lo podía explicar mejor el hermano Héctor ayer, diciendo por qué se sentía en Taizé como en casa y no en otro lugar, porque allí te sientes querido, te sientes especial y libre al mismo tiempo.

Como le escribieron las portuguesas a Mariquilla ayer: "No hay palabras. Gracias."

Pd: Aquí podeís ver una reflexión muy buena sobre Taizé hecha por Alvarito.
Un beso